Chascarrillos

Historias y anécdotas de nuestros abuelos
– Jacinto y la Eustoquia eran novios, un amigo del padre del novio se le acercó y le dijo: ¿Como es posible que salga Jacinto con una chica tan fea?
A lo que el padre del novio contestó: “Para lo que es Jacinto, vale con la Eustoquia” .

 

– El tio Trapero se acerca a la barra de la cantina y pide una copa de aguardiente. La tia Rita le contesta, que no le quedan copas limpias, a lo que él responde:
No importa Rita, mi boca hace la medida”.

 

Narciso y Miguel eran dos hermanos que un día de la Función se divertían bailando mientras su padre les observaba.
Alguien con cierta intención, preguntó al padre, ¿quien le parecía mejor bailarín? , a lo que el padre contetó: “De los dos que están bailando, los dos me parecen bien, pero si a escoger me dieran, escogeria a Miguel”.

 

La tia Celedonia salió a la calle por la puerta del corral a comprar unos limones, cuando volvía con ellos, oyó que voceaba el panadero. Entonces dejó los limones en la poyata de la ventana y fue a comprar el pan, momento que aprovechó la cabra para salir del corral, por estar la puerta abierta, y comerselos. Cuando volvió la mujer y vió a la cabra como se comía los limones, dijo: “No lo siento por los limones, lo siento por la cabra, por la cara que está poniendo”.

 

Mientras el marido estaba en la cantina, la mujer se bajó a la bodega. En ese tiempo se levantó una tormenta y cuando llegó a casa el marido , dijo a su mujer: “No sabes tú como relamaguea”. Y la mujer le contestó. ” Como venerás si no sabes ni decir como relamaga.

 

– El tio Inocencio no había estado nunca enfermo y tuvo la desgracia de morirse al primer achaque. Su mujer llorando al difunto, le decía: “ Ay Inocencio hijo, pa la primera que cojes, que cojonuda me la has armao” .

 

– En cierta ocasión se encontraba Tilín arando en una ladera del Arriero. Acertó a pasar por allí el Sr. Cura y fijandose en lo árida y pedregosa que era la tierra, le preguntó: “Pero Sr. Celestino, ¿De que va a sembrar esta ladera con lo mala tierra que es?
A lo que rapidamente Tilín contestó:” De secretarios, que agarran en cualquier parte”.

 

– El tio Julio se hallaba una noche intentando sacar la lombrices del culo al niño a la luz de la vela. Este, en un momento de apretura no se pudo aguantar y se tiró un hermoso pedo que apagó la vela.
Al quedarse a oscuras el tio Julio dijo al crío: ” Nos has jodido galan”

 

– Una mañana fría y con niebla de enero se planteaba una familia donde ir a trabajar. El padre mandó a uno de los hijos a cavar una viña. El resto, no teniendo mucho que hacer, decidieron que sería buen momento para matar el marrano.
Cuando el hijo que se fue a cavar la viña llegó a casa y vió que mientras él estaba cavando, los demás habían estado de matanza, cogió tal cabreo que amenazó a su padre y le dijo: “ Ahora voy a la viña y la descavo”.

 

– En el bar de Cesáreo se vendían también galletas, un día un niño pidió a la “Carmenciya” una “vainilla”. Esta, se la dió y al recibir el dinero del niño vió que le faltaba una “perra”(diez centimos), el niño le dijo que no tenía mas. La “Carmenciya”, para arreglar la situación le mordió un trozo a la “vainilla” y así quedó equilibrado el precio con la mercancía.

 

– Iba el Rucho por el campo con su cachaba en la mano , cuando de repente se topó con una culebra. El animal asustado se retorcía y silbaba. Y el Rucho le decía levantando la cachaba:” Date a buenas, date a buenas”.

 

– El tio Marianete contaba a un grupo, que un día pescando cangrejos en el Valcorba, lo había pasado muy mal, pues una culebrilla se le metió por el pantalón y se le subió pernera arriba.
Alguien del grupo le preguntó: “Y tu que hiciste entonces”.
Y el tio Marianete contestó:” Pues que voy hacer. ¡Apretar el culo!”

 

– El tio Carlista cuando se estaba muriendo miraba al Crucifijo y decía: ” Cuantas te tengo hechas, pero me estás armando una, que vale por todas.”

 

– Un año en la Función del pueblo, el cura había invitado a sus colegas de los pueblos aledaños.
El tio Quitolis tenía un par de vacas de labor(mansas) y era un tanto socarrón. En un momento de la Fiesta en el que ambiente estaba un poco aburrido, los jovenes le dijeron al tio Quitolis: “Que le parece si soltamos las vacas”.
A lo cual este respondió: “ Uy Dios, no hay curas para dar tantas unciones“.

 

– La Tola y la Edelmira eran dos primas que no se llevaban muy bien. Por eso un día cuando pasaba Tilín con sus mulas ( a una de las mulas llamaba Tola), la Edelmira, muy cínica ella, preguntó: “Tilín, Tilín, quien es la Tola, quien es la Tola”.
Y él contestó con mas cinismo aún: “Esta es la Tola y esta la Edelmira” apuntando a las mulas.

 

– Hubo un Obispo que quiso llevarse la cabeza del Cristo del Amparo a su diocesis y los parroquianos de Torrescárcela le dijeron: ” Si te llevas la del Cristo, ponemos la tuya” .

 

Dichos

– Eres como los galgos del tio Lucas, que cuando salía la liebre se ponían a cagar.

– Eres como la lavativa de los hospitales, que hacen a todos los culos.

– Eres mas inoportuno que el culo de un vendimiador.

– Es mas largo que la cagada del tio Especiero , que se fue a cagar y no volvió.

– Comes como el perro del tio Castelar, que se comia el escabeche sin pan.

– “Eso no es pa cristianos” , eso es lo que dijo el tio Ildefonso a la cuadrilla del tio Saturio cuando le invitaron a comer cigüeño.

– Está como el perro del tio Melchor, que iba en el carro como una buena persona.

– Das mas juego que las vacas del tio Quitolis.

– Tiene mucho de todo, como el marrano de la tia Justa.

 

 

Esta recopilación de dichos y chascarrillos es obra de Julio Gómez